NONI



La Morinda Citrifolia, comúnmente llamada Noni, es un arbusto del género de las Rubiáceas que puede crecer de 4 a 6 metros. Contiene ramas rígidas que generan hojas oscuras y ovaladas. Produce durante todo el año pequeñas flores blancas y perfumadas, y un fruto de color blanco-crema. Éste es carnoso y gelatinoso cuando está maduro. La pulpa del fruto es típicamente áspera y cuando llega a su plena maduración tiene un olor muy característico. La planta de NONI, viene siendo utilizada por los pueblos de zonas tropicales como alimento y como reconstituyente, gracias a su calidad y a los beneficios que su consumo aporta.

Cada parte de la planta del Noni es utilizada. El tronco tiene una acción purgativa, la hoja es usada para las inflamaciones externas y para aliviar los dolores, la corteza contiene fuertes propiedades astringentes y puede curar la malaria, el extracto de la raíz baja la presión sanguínea, la esencia de la flor atenúa la inflamación en los ojos, pero es el fruto con sus numerosas acciones terapéuticas, la parte más preciada de la planta del NONI.

El Noni arrastra una historia milenaria del uso tradicional tomado por los pueblos tropicales que lo utilizan desde siempre para:

• desintoxicar la sangre,
• combatir el dolor de varias naturalezas (menstrual, artritis, etc),
• favorecer la digestión,
• reequilibrar la actividad mental (stress y depresión),
• estimular el buen funcionamiento de todo el organismo,
• activar el sistema inmunitario.

Los últimos estudios realizados por importantes instituciones en varios países del mundo como; Austria, Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Holanda, Taiwan y USA, han confirmado la validez terapéutica del Noni.